Si te has preguntado cómo limpiar el acero inoxidable alguna vez, ¡aquí te contamos todos los detalles! Y es que, el acero inoxidable es un material duradero, resistente y estético que cuenta con una gran importancia en la actualidad.

Se trata del material que se usa principalmente para aparatos de la cocina y que nos ofrece un sinfín de posibilidades. Entre los aparatos que más se suelen ver fabricados con este material, se encuentran el horno, el lavavajillas, la nevera, el microondas y la grifería.

Una de las dudas más habituales que surgen cuando se cuenta con alguno de estos aparatos, es saber cómo limpiar acero inoxidable. Es por ello que, en este artículo, compartiremos una amplia variedad de trucos y consejos que te ayudarán en la limpieza de este material. ¡No te lo pierdas!

Productos para limpiar el acero inoxidable

Si estás en busca de una alternativa eficaz para dar brillo al acero inoxidable, seguro que te interesará saber que el aceite de oliva es una de las opciones más eficaces que tenemos a nuestra disposición. Basta con pasar un trapo con una gota de aceite de oliva y conseguiremos un resultado increíble. Más fácil, imposible.

En cambio, si lo que necesitas es eliminar la suciedad que se ha acumulado en el acero inoxidable, hay que destacar el líquido limpiacristales como la mejor solución. Se trata de un producto desengrasante que te permitirá eliminar la grasa acumulada rápidamente.

Para realizar este proceso, será suficiente con pulverizar el limpiacristales sobre el acero inoxidable y pasar un paño suave. Eso sí, es de vital importancia secar bien la superficie para evitar que queden rayas en la superficie.

Otra de las recomendaciones más útiles a la hora de limpiar el acero inoxidable, consiste en usar un paño de microfibra con cualquier producto. En este caso, se trata de un material que no causará ningún daño al acero inoxidable. Mientras que otros elementos, como el estropajo o la lana de acero, sí que pueden provocar arañazos.

Consejos para mantener el acero inoxidable brillante

Es momento de conocer una serie de consejos que nos serán muy útiles para mantener el acero inoxidable como el primer día. Uno de estos trucos consiste en eliminar la suciedad de forma inmediata. Dado que, si queda adherida durante mucho tiempo, corremos el riesgo de que se convierta en una mancha resistente.

Por otra parte, hay que evitar pulir o lijar fuerte el material. Se trata de una de las situaciones más habituales por las que se daña el acero inoxidable.

En este sentido, conviene aclarar que es más recomendable tener una mancha, que dañar la capa protectora que nos ofrece el acero inoxidable.

Hoy en día, existen una amplia variedad de productos de limpieza específicos para el acero inoxidable. De modo que podremos escoger aquella alternativa que mejor se adapte a nuestras necesidades. Aquí te dejamos un producto muy eficaz que funciona como abrillantador de aluminio y acero inoxidable.

Sin embargo, es preciso aclarar que no es nada recomendable el uso de productos de limpieza agresivos. Por ejemplo, la lejía. Evita usarla para la limpieza del acero inoxidable.

En esencia, la correcta limpieza del acero inoxidable no solamente es un proceso simple y cómodo, sino que nos ofrece una amplia variedad de ventajas. Aquí te hemos ofrecido algunos consejos muy interesantes que te serán de mucha ayuda a la hora de limpiar el acero inoxidable.

× ¿Cómo puedo ayudarte?