Cualquier trabajo que se realice a una altura superior a dos metros respecto del nivel del suelo, es un trabajo en altura y requiere una prevención adecuada de los riesgos que conlleva. Esto incluye también los trabajos bajo nivel cero, como la realización de pozos, el ingreso a tanques enterrados, las excavaciones de profundidad y situaciones similares.

¿Quién define la fecha de vencimiento o de fin de la vida útil de un arnés de protección contra caídas?

No existe una fecha de vencimiento predeterminada u obligatoria para los arneses de protección contra caídas.  Ni OSHA ni ANSI tienen códigos o normas vigentes que establezcan un período específico para poner un arnés fuera de servicio. Incluso, la mayoría de los fabricantes no sugieren el tiempo de vida útil de un arnés.

De hecho, la única persona que realmente puede determinar cuándo debe retirarse un arnés es usted, o su inspector capacitado y competente. Más importante que quién determina el tiempo de vida del arnés es qué lo determina.

El problema potencial con una fecha de vencimiento obligatoria…

Podrías pensar que tener una fecha de vencimiento obligatoria para un arnés de protección contra caídas sería algo bueno. Sin embargo, podría tener algunos efectos adversos y puntos en contra.

Por ejemplo, una fecha establecida podría hacer que el usuario o el profesional de la seguridad se confiara con una falsa sensación de seguridad.

“Mi arnés tiene solo un año, así que estoy seguro de que estoy adecuadamente protegido. A este arnés todavía le quedan cuatro años de uso”.

¿Te das cuenta del problema?

Es posible volverse demasiado confiado al dar por sentado que el arnés funcionará correctamente cuando sea necesario. El usuario podría omitir la inspección de defectos cada vez que usa el arnés. Además, una falsa sensación de seguridad puede hacer que se posponga o, incluso, se omita la inspección anual realizada por una persona competente según se recomienda.

Cosas que afectan la vida útil de un arnés de protección contra caídas

Al igual que con cualquier EPP (equipo de protección personal), un arnés de protección contra caídas de cuerpo entero debe cuidarse y usarse correctamente. Algunas de las cosas que los afectan negativamente son:

Engancharse en objetos que sobresalen, los cuales podrían causar rasgaduras en la tela o en las costuras del arnés. Esto podría constituir un punto débil que podría provocar una falla durante una detención de caídas.

El recubrimiento o la saturación de pinturas y otros productos químicos pueden debilitar los materiales sintéticos utilizados en la construcción de las correas. Retira estos materiales lo antes posible, siguiendo las pautas del fabricante para evitar un mayor deterioro.

La exposición excesiva a los rayos ultravioleta (UV) o a la luz solar puede provocar el deterioro o debilitamiento de las fibras sintéticas. Cuando el arnés no esté en uso, debe guardarlo lejos de la luz solar.

La exposición a sustancias cáusticas y ácidas puede deteriorar los componentes metálicos, como la argolla en D y las hebillas. Limpie estos elementos lo antes posible utilizando los métodos aprobados.

Los métodos de almacenamiento inadecuados pueden dañar el arnés. El arnés debe guardarse en una posición colgante para que las correas se puedan “relajar”. Cuelgue el arnés usando la argolla en D, y no lo cuelgues por las correas.

Todo arnés sometido a una detención de caída debe ponerse de inmediato fuera de servicio. No uses ningún arnés después de que haya tenido lugar el evento de impacto. Este arnés debe etiquetarse como inutilizable y retirarse de servicio hasta que se destruya.

La única forma de determinar el tiempo de uso y el estado de un arnés es mediante una inspección de rutina

La única forma fiable de determinar el estado de un arnés es revisar cuidadosamente si está dañado. Esto incluye un control previo al uso por parte del usuario antes de ponerse el equipo y la inspección periódica por parte de un inspector calificado y competente.

Se capacitará a un inspector competente en los procedimientos de inspección adecuados, quien deberá documentar la inspección de cada arnés con una hoja de registro. Aun cuando la inspección previa al uso por parte del usuario —mencionada en el párrafo anterior— es necesaria, el examen más detallado que el inspector lleva a cabo en el equipo garantiza que el arnés se inspeccione correctamente.

ANSI recomienda que se realicen inspecciones formales a intervalos de no más de seis meses.  El inspector no debe ser la persona que utilice el arnés que se encuentra bajo revisión.  La hoja de registro utilizada debe coincidir con el arnés exacto si es posible.

Aconsejamos que un arnés que no haya sido inspeccionado formalmente dentro de un período de seis meses sea puesto fuera de servicio y etiquetado como inutilizable hasta que se complete una inspección formal, incluida la documentación correspondiente.

× ¿Cómo puedo ayudarte?