Existen diferentes tipos de guantes dieléctricos, estos se usan en diversas circunstancias relacionadas con los trabajos de la electricidad. Es importante su uso, pues evita sufrir daños en el cuerpo humano provocados por descargas eléctricas; el uso o la elección de cuáles guantes dieléctricos comprar va a depender directamente de cuan tan expuesto a descargas eléctricas se está o la intensidad con la que estas puedan contar.

En estos accesorios, usados en las instalaciones eléctricas, se va a necesitar que la buena calidad sea una garantía, y que estén en las condiciones más óptimas. De no ser así, los guantes no podrán darle a su usuario la debida protección. Es importante contar con los guantes adecuados para el trabajo que se quiera desarrollar.

Tipos de guantes dieléctricos

Clase 00: Para tensiones menores de 500 V

Son guantes hechos de látex natural, que resisten descargas pequeñas y ozono, aceite y ácidos. A fin de cuentas, esas son las meras propiedades del látex. Generalmente, gozan de un diseño ergonómico y son los más accesibles que se encuentran en el mercado.

Clase 0: Para tensiones menores de 1000 V

Aunque estos guantes también están hechos de látex o caucho natural, cuentan con un recubrimiento más grueso, lo que les hace soportar el doble de descarga y, en algunos casos, también soportan sustancias corrosivas, entre otros materiales dañinos.

Clase 1: Para tensiones menores de 2 500 V

Están hechos de látex natural, con un espesor de casi 1,5 mm. Pueden resistir impactos fuertes en las descargas. Algunas personas optan por usar un guante de piel sobre el guante dieléctrico. Esto tiene la finalidad de proteger al mismo guante de las condiciones climatológicas adversas o de las descargas o daños. También son usados por bomberos o por la industria química.

Clase 2: Para tensiones menores de 17 000 V

En algunos casos hechos de nitrilo, reforzados con cuero para aumentar la vida de los mismos guantes. Son usados por obreros dedicados a la instalación de sistemas eléctricos industriales.

Clase 3: Para tensiones menores de 26 500 V

Al igual que los anteriores, están hechos de nitrilo, látex o caucho natural. Estos guantes soportan un fuerte impacto y son usados por lineros y por todo tipo de obrero. En todas aquellas actividades que puedan provocar que se entre en contacto con grandes descargas de energía.

Clase 4: Para tensiones menores de 36 000 V

Estos guantes son usados por personas que trabajan en zonas donde hay altas tensiones. Lugares en los que puede ser cosa de todos los días el hecho de tener una fuerte descarga eléctrica. Puede tratarse de plantas de energía de diferente tipo: termonuclear, nuclear, eólica, entre otras.

Para poder identificar los guantes de protección para electricidad y sus diferentes tipos de usos, hemos de saber que en ciertas ocasiones están diferenciados por colores. En otras, viene rotulado la descarga máxima que son capaces de resistir; de igual forma, cada tipo de guante está hecho con un material diferente, lo que los vuelve fácil de distinguir.

Al usar guantes de esta clase no solo proteges tus manos, también otras partes del cuerpo que podrían sufrir daños irreversibles o, en casos más extremos, la muerte. Es importante que los guantes los complementes con un calzado adecuado para contar con una protección completa antes los riesgos de descargas.

Hay que revisar los guantes antes de usarlos en cualquier tipo de circunstancias. Si estos no cuentan con la mínima calidad o si están fisurados por el uso cotidiano, o cuentan con algún tipo de deterioro, ya sea total o parcial, los guantes no proporcionarán la protección adecuada.

× ¿Cómo puedo ayudarte?