La limpieza y desinfección del material sanitario permitirá que la función de los instrumentos de salud sea la adecuada; es necesario realizarla frecuentemente

En clínicas y hospitales, abundan las bacterias, por ello se hace importante el poder realizar un proceso frecuente de limpieza, desinfección y esterilización. Sobre todo a aquel material sanitario que es utilizado por los profesionales de salud, para los procedimientos médicos a sus pacientes.

Cualquiera de los insumos médicos contaminados, puede causar serios daños en un paciente, sobre todo en estos momentos de pandemia. El personal encargado en los centros de salud debe asegurarse de desinfectar de manera rigurosa todo este material. Sobre todo, después de cada uso, con el fin de evitar el contagio a otras personas.

¿Cuál es la importancia de la limpieza, desinfección y esterilización?

Es vital saber la relevancia de estos procedimientos y sus diferencias.

La limpieza

Toda la suciedad que se puede ver es la que vamos a eliminar mediante la limpieza. Se reduce solo una pequeña parte de los microorganismos que puedan estar presentes en las superficies, en el entorno o en los instrumentos médicos.

¿Piensas que si limpias unas pinzas vas a acabar con los gérmenes? Pues no, para acabar con todos estos microorganismos será necesario que retires toda la suciedad visible. Esto se debe a que, la esterilización no podría llevarse a cabo con toda esa suciedad. Hasta ahora, los estudios revelan que la limpieza en objetos o superficies, reduce hasta un 80% la cantidad de gérmenes. Es por eso que es importante realizarla antes de aplicar cualquier otro método más agresivo, es parte de las normas generales en cuanto a la esterilización de todo equipo e instrumental sanitario.

La desinfección

Este proceso ayuda a destruir una gran cantidad de microbios y microorganismos patógenos que estén presentes en las superficies, instrumentos, personas y hasta en los animales. Destruye todas las bacterias de forma vegetativas, bien sea patógenas o no, además de otros tipos de gérmenes, hongos y virus. Sin embargo, no destruye todas las endosporas bacterianas, por ello, en casos específicos es obligatorio pasar a un tercer paso después de la desinfección, al cual denominamos esterilización.

Esterilizar

Se trata de la destrucción total y definitiva de toda forma de vida de los microorganismos, patógenos y no patógenos, también de las endosporas. Al utilizar de forma correcta los principios de higiene, se puede disminuir en gran medida la mortalidad en los pacientes; incluso el personal médico, si realiza un mal manejo de los insumos sanitarios.

Los materiales desechables y los no desechables

Todo va depender de la cantidad de veces que se use el material, encontrándose con los siguientes:

Los desechables: son especialmente diseñados y elaborados para un único uso, una vez que han sido utilizados deben tirarse a la basura. Entre los instrumentos desechables que se conocen están: los apósitos, vendajes, agujas, cánulas, los equipos de perfusión intravenosa, las sondas, entre otras.

No desechables: estamos hablando de aquellos que se pueden reutilizar después de haberlos sometido al acostumbrado proceso de limpieza, desinfección o esterilización, según sea el caso, preparándolo de este modo, para una próxima utilización segura.

Actualmente, el material desechable es muy utilizado en algunos procedimientos siempre y cuando sea permitido, pero bajo ciertos criterios, los cuales serían:

  • Los económicos: el proceso de esterilización podría llegar a ser mucho más costoso que el mismo proceso de fabricación en cantidades industriales.
  • Peligros en la manipulación: un ejemplo muy cercano de este criterio es que al tratar de limpiar las hojas del bisturí se podrían ocasionar cortaduras, por ello es mejor desecharlas.
  • La rapidez: procesar los materiales e instrumentos lleva su tiempo, y ese es un factor que se debe considerar.
importancia-de-limpiar-y-desinfectar-correctamente-el-material-sanitario-instrumentos-cirugia-insumosfirstpro.com

Instrumentos médicos clasificados según el grado de contaminación

Estos materiales o instrumentos sanitarios, se clasifican según su grado de contaminación en tres tipos y son los siguientes:

Materiales no críticos

Éstos suelen ser los que se usan para que entren en contacto directo con la piel sana o que no están en contacto directo con los pacientes. Se considera que la piel sana es una barrera al paso de los gérmenes. Estos materiales solo ameritan de limpieza y secado, con una desinfección de bajo nivel. Un ejemplo de ello son las sillas de ruedas.

Instrumentos semicríticos

Entran en contacto con pieles heridas o con las mucosas. Para estos materiales es fundamental el proceso de esterilización pues, de lo contrario, al entrar en contacto con una piel herida, podría ocasionar una infección en el paciente, por ello se debe someter a una desinfección de alto nivel. Endoscopios, equipos de hemodiálisis y las máquinas de anestesias entran dentro de los materiales semicríticos.

Material crítico

Por lo general, son los que están en contacto directo con las cavidades estériles, es decir, la cavidad torácica, vejiga urinaria, entre otras; o bien, en el tejido vascular, ya que podrían generar una terrible infección en esa zona. Por ello, estos instrumentos deben ser descartables o pasar por un proceso muy riguroso de desinfección. Ellos son: catéteres intravenosos, sondas urinarias, lencería quirúrgica, etc.

La limpieza sanitaria en centros de salud

Con lo que respecta a la limpieza de las instalaciones en los centros hospitalarios bien sea, pisos, paredes, mobiliario y otras superficies, son realizadas por el personal de limpieza; quienes tienen la colaboración de todos los profesionales de la salud al mantener la higiene necesaria en esos espacios. Mantienen el orden y evitan ensuciar las superficies, además de recoger correctamente todos los productos desechables.

Limpieza de los instrumentos médicos

Cualquier instrumento que haya sido usado para curar una herida, para una intervención quirúrgica o para una exploración, debe ser estricta y obligatoriamente sometida a un proceso que elimine definitivamente los gérmenes y bacterias presentes en él.

Lo primero que se debe hacer es limpiar bien paso a paso. Según sea el grado de contaminación del instrumento, se podrá determinar si necesita solamente una desinfección o si, por el contrario, necesitará una esterilización posterior.

Resulta importante recordar, que para hacer una limpieza se necesitarán productos detergentes, mientras que para desinfección se usarán desinfectantes.

Los productos detergentes que se emplean para limpiar materiales quirúrgicos contienen enzimas que se encargan de disolver la materia orgánica, para ser eliminada de forma eficaz antes de la desinfección.

Detergentes enzimáticos para limpieza y desinfección del material sanitario

En el mercado hay varias opciones de detergentes enzimáticos para la limpieza y desinfección del material sanitario o quirúrgicos, pero antes de adquirirlos, es importante que tengas en cuenta sus características:

  • Debe ser de forma líquida para que se pueda disolver con facilidad.
  • Con pH neutro que no dañe el material o instrumento médico.
  • Tener espuma controlada y de fácil aclarado.
  • Que sea lo suficientemente bueno para eliminar la mayoría de los restos biológicos.
  • Que sea biodegradable.
  • En la etiqueta que trae el envase, debe reflejar la composición específica del producto, así como también las características, el modo de empleo y la dilución. Finalmente, también debe indicar las precauciones que se debe tener al momento de su manipulación; como el uso de guantes.

Seguridad del personal al limpiar los materiales sanitarios

Nos estamos refiriendo a todos aquellos dispositivos o elementos que se deben llevar para la protección por cualquier riesgo de contaminación que sea de forma accidental, es decir, de salpicaduras, pinchazos, etc. Estos elementos son:

  • Pantalla contra salpicaduras: una de las características principales que debe tener este accesorio es, que permita ver claramente a través de él. Suele ser más recomendado por su comodidad, de esta manera no se necesitará usar gafas.
  • Mascarillas y gafas: este primer elemento debe ser utilizado de manera obligatoria pues, impedirá que se puedan aspirar las microgotas que producen los aerosoles, mientras que las gafas protegen los ojos ante posibles salpicaduras de productos que pueden causar irritación.
  • Gorro: por lo general, estos son desechables.
  • Bata: puede ser de manga larga o un delantal, y sirve para proteger la ropa que se lleva.
  • Los guantes: no es necesario que sean los descartables, basta con esos guantes gruesos caseros, deben ser hipo-alergénicos, sin que contengan talco ni látex, con esto se evita la sensibilización. Resulta importante usarlos para evitar cortaduras y pinchazos cuando se manipule el material cortante. Aunque también puede variar el uso de tipo de guantes diferentes, según las políticas del centro de salud, en cuanto a la protección de las manos.
  • Calzado: debe ser completamente cerrado y las suelas deben ser de goma para no tener riesgo de resbalones.

¿Cuáles son los métodos más comunes de limpieza y desinfección del material sanitario?

Existen muchas formas de limpiar todo el instrumental utilizado para los procesos sanitarios, podría ser manual, automática o por ultrasonidos.

La elección de cualquiera de ellos, va a depender del tipo de material que se va a limpiar, lo que si podemos asegurar es que, cualquiera que sea el método que se eligió consta de 3 partes, las cuales son: el lavado, aclarado y secado:

  • Lavado automático: este método es más empleado en los grandes hospitales, donde existe más volumen de instrumentos quirúrgicos por ello, la mayor parte de esa limpieza se realiza en forma automática, mediante lavadoras que son muy parecidas a los lavavajillas. Estas máquinas incorporan varios ciclos de lavado, como lo son, el prelavado, el lavado, la neutralización, el aclarado, la desinfección y el secado.
  • Por ultrasonidos: consiste en ondas ultrasónicas que suelen producir una vibración que agita el agua durante el proceso, logrando desprender toda la suciedad presente en el material. Es más recomendado para clínicas pequeñas.
  • Limpieza manual: esta técnica es utilizada solo para lavar a mano todo el instrumental que no se pueda someter a un lavado automático, es decir, materiales delicados, tales como los endoscopios y el instrumental de microcirugía.