Las personas que trabajan o que residen en las prisiones, deben cuidarse de posibles contagios que podría generar si se infectan del virus en las cárceles

Dentro de las cárceles y las prisiones, puede resultar un poco complicado el manejo de las enfermedades y del virus. Por esta razón, vamos a proporcionar información importante sobre cómo realizar planes y medidas de sanidad, que sean aplicadas por los encargados de estos centros.

Las adaptaciones serán en base al espacio físico, la cantidad de personal, la población carcelaria, entre otros recursos. La principal recomendación para todos ellos, es que deben ponerse en contacto con los departamentos de salud pública. Esto será en el caso de necesitar ayuda para implementar los principios y medidas que no incluiremos en nuestra guía.

¿Qué hacer si en el centro penitenciario no hay suficientes servicios de salud?

La mayoría de los correccionales con amplios espacios, como en prisiones y cárceles, suelen contar con grupos de empleados de atención médica. Sin embargo, hay algunos más pequeños que no los tienen y, es allí donde empieza el problema.

Algunos de ellos, tienen acceso solo al personal que estará de guardia, a los proveedores que llegan de visita, etc. Otros centros, ni siquiera posee la capacidad para la atención médica, ni el espacio como para llevar a cabo el aislamiento o cuarentena. En estos casos, deben trasladar a los reclusos o empleados enfermos hacia otros centros correccionales o para cualquier hospital local para su posterior evaluación médica.

Un paciente que haya dado positivo para el virus o que presente síntomas, debe ser aislado y atendido de inmediato. No puede estar cerca de los demás, pues, esto significaría un contagio masivo en la cárcel. Por este motivo, lo mejor será trasladarlo hasta un hospital cercano con su respectiva custodia o para un centro de detención más grande.

Lo que resulta de verdad importante, es que, estos centros de poco espacio, piensen en trabajar en conjunto con los departamentos de salud locales o estatales, con el fin de poder abordar la problemática, en el caso de tener casos confirmados o sospechosos.

como-prevenir-el-virus-en-instituciones-correccionales-esposas-mascarilla-prevencion-insumosfirstpro.com

¿Cómo prevenir y manejar el virus en las cárceles?

Para lograr de manera efectiva, el control y la prevención de las infecciones en estos centros, será necesario desarrollar un plan. En éste se debe incluir una serie de aspectos a considerar:

La preparación operativa y planificación

Los rectores de las cárceles, deben garantizar que todos y cada uno de los reclusos y el personal empleado, conozca los síntomas que se presentan con el virus. Además de ello, lo importante que es, que si los presentan tienen la obligación de notificarlo enseguida.

Elaborar planes de contingencia, es algo que deben considerar, en el caso de que deban hacer una reducción del personal. Así como también, la capacitación de ese personal sobre el uso adecuado de los EPP (equipos de protección personal). Todo ello es fundamental en el desempeño de sus funciones, además de la comunicación clara entre los que trabajan allí y los encarcelados.

Comunicación e información coordinada

Será imprescindible, ampliar sistemas para compartir información acerca de todo lo referente a la pandemia y a las medidas a tomar:

  • Identificar los puntos de contacto: para determinar cuáles son los departamentos de salud pública estatales y locales que están disponibles. Todo ello debe hacerse antes de que ocurran infecciones dentro del recinto.
  • Crear y evaluar planes de comunicación: pudiendo divulgar la información decisiva entre los detenidos, el personal, contratistas, proveedores y visitantes.
  • Mantener la comunicación con otros centros: que estén ubicados en la misma región, con el fin de poder compartir la información sobre el monitoreo de la enfermedad y sobre los patrones de ausencia del personal.
  • Implementar planes compartidos con otras correccionales: de esta manera se evita en lo posible los traslados de personas infectadas con el virus, a menos que sea estrictamente necesario, para realizar evaluaciones médicas o por motivos de aislamiento. Evitar al máximo la superpoblación en las cárceles.
  • Mantenerse actualizados: con respecto a las guías de salud que proporcionen las entidades sanitarias correspondientes. Así, se podrán hacer los cambios pertinentes dentro de los planes organizados.

Revisar planes en caso de contagios, riesgos y desastres

La revisión debe hacerse con frecuencia, pues, hay que recordar que el virus puede atacar en el momento que menos se espera. No solo en el Perú afecta el hacinamiento en los penales, sino en todo el Mundo y por ello, es mucho mejor detectar a tiempo los posibles inconvenientes ante las estrategias:

  • Capacitación al personal sobre el plan contra el virus: todos los empleados deben conocer los aspectos básicos de esa enfermedad, es decir, cómo se propaga, cuáles son los síntomas y qué medidas se están implementando para evitar la transmisión.
  • Garantizar las ubicaciones de espacios separados: se refiere a esas áreas que son destinadas para el aislamiento  y los baños de uso exclusivo. Esto será para aislar a las personas que se hayan infectado y para los casos sospechosos.
  • Planificar y garantizar el aislamiento en caso de no poseer atención médica: así como también, la evaluación y realización de pruebas para detectar infecciones y la atención médica para personas con los síntomas.
  • Elaborar una lista de estrategias de distanciamiento físico: éstas se podrán aplicar en el momento que sea necesario y según sean las etapas de intensidad de propagación.
  • Designar un grupo de funcionarios autorizados para la toma de decisiones: sobre la ampliación o reducción de esfuerzos en respuesta a la modificación de patrones de transmisión del virus.
como-prevenir-el-virus-en-instituciones-correccionales-higiene-manos-gel-antibacterial-insumosfirstpro.com

¿Qué medidas se deben tomar para evitar la propagación del virus en las cárceles?

Para empezar, la acción que hay que tomar es alentar a todas las personas que están en el centro de detención, para que sigan las medidas de protección y seguridad. Puede ser mediante carteles informativos, materiales de comunicación o talleres especiales de capacitación.

En todo caso, también deben seguir estas recomendaciones, a fin de evitar la propagación y riesgos de infección:

  • Poner en práctica el protocolo adecuado sobre la manera correcta de toser y estornudar: como por ejemplo, cubrirse la boca y la nariz con el codo o con un pañuelo que luego se debe desechar de forma inmediata.
  • Ayude a poner en práctica los buenos hábitos de higiene de las manos: suministrar suficientes medios para el lavado de manos. Lavabos en los que se puedan lavar con agua y jabón, así como también, dispensadores con gel antibacterial con al menos 60% de alcohol.
  • Uso de mascarillas: enseñando a todos los empleados y reclusos la manera correcta de llevarla, cubriendo bien la nariz y la boca.
  • Indicar que deben evitar tocarse la cara: esto incluye, los ojos, nariz y boca con las manos sucias.
  • No se puede compartir utensilios: tales como, platos, vasos y cubiertos.
  • Practicar el distanciamiento físico: hay que evitar el contacto físico no esencial y mantener una distancia de unos 2 metros con el resto de las personas.

Para los reclusos y detenidos

Como rector o encargado del centro correccional, debes procurar instruir a los detenidos a que cumplan con las normas:

  • Dar a conocer lo importante que es, que puedan notificar si comienzan a sentir malestares o síntomas asociados a la infección.
  • Sobre el respeto del distanciamiento social.
  • El cumplir con el confinamiento o aislamiento de ser necesario.

Con respecto al personal empleado

Aunque los consejos deberían de ser generales, no es lo mismo las medidas que se aplican a los encarcelados que las que se aplican a los funcionarios:

  • Deben quedarse en casa si presentan algún malestar como fiebre, tos, estornudo, etc.
  • Si llegaran a presentar síntomas o malestares, debe notificarlo a su supervisor y retirarse del centro de detención. Luego de ello, consultar a su médico y cumplir con la cuarentena de 14 días.
como-prevenir-el-virus-en-instituciones-correccionales-insumosfirstpro.com

¿Qué hacer ante la ausencia de personal cuando existe el virus en las cárceles?

Se debe hacer una revisión de las políticas de licencia por la enfermedad de los empleados que laboran en el centro:

  • Garantizar que las políticas sean lo suficientemente flexibles y que puedan alentar de forma activa a los integrantes del personal a no presentarse a trabajar si están enfermos.
  • Establecer un grupo de funcionarios que serán los que tendrán la autoridad para el envío de empleados con síntomas a sus casas a cumplir cuarentena.

¿Cómo identificar las funciones que se pueden desempeñar de forma remota?

Mientras se pueda, designe autoridad al personal para que se encargue de realizar su trabajo remotamente. Esta podría ser una estrategia muy eficaz en el cumplimiento del distanciamiento social, reduciendo así el riesgo de transmisión.

Preparación para la ausencia de personal

Dado el caso de que una parte del personal tenga que ausentarse de su puesto de trabajo por tener síntomas, se debe activar un plan para suplir dichas faltas:

  • Igualar funciones críticas y planificar una cobertura alternativa.
  • Estipular un nivel mínimo de personal en todas las áreas en las que son necesarios para el buen funcionamiento del centro y que sea de forma segura. De hecho, también es recomendable elaborar un plan en el que se pueda incluir más personal en el caso de ausentismo.
  • Mantenerse actualizado en cuanto las prácticas de seguridad para los empleados que laboran en infraestructuras críticas (los de seguridad pública, de correccionales y de atención médica), que deben continuar su trabajo a pesar de la peligrosa exposición a la enfermedad.
  • Estudia la posibilidad de aumentar los pedidos de medicamentos autoadministrados, de todas las personas que se encuentran en el recinto. Lo ideal es lograr un suministro de al menos 30 días.