Tras pasar mucho tiempo algunos edificios cerrados, comerciales o no, ahora deberán tomar medidas para poder hacer su reapertura con la debida bioseguridad

Desde que inició la pandemia, hubo muchos establecimientos comerciales y edificios cerrados; fue un cese de sus operaciones abrupto. Pero cuando ya se ha flexibilizado el confinamiento y se debe reiniciar las actividades que se hacían con normalidad, ahora sería momento de reabrir estos inmuebles.

Pero hay un problema, cuando se ha pasado un tiempo demasiado prolongado de estar clausurado, puede haber riesgos para las personas que ingresen después. Por esta razón, se debe considerar una serie de aspectos antes de poder iniciar de nuevo.

Realizando un protocolo de prevención, se podrá garantizar la seguridad de cada uno de los ocupantes. Cuando hablamos de edificios, nos referimos a espacios como escuelas, centros comerciales, oficinas, entre otros. Lo que quiere decir que se debe reforzar la higiene y limpieza.

consejos-para-reapertura-de-edificios-cerrados-pasillo-edificio-insumosfirstpro.com

¿En qué afecta el cierre por tiempo prolongado a un edificio y sus ocupantes?

Aunque no lo parezca, afecta mucho. Esto por la sencilla razón de que, cuando un espacio permanece mucho tiempo encerrado y sin los cuidados adecuados, se puede generar una serie de situaciones ambientales que provocaría enfermedades.

Por ejemplo, el moho se puede desarrollar en días, semanas y meses; todo dependiendo de los factores de cada edificio y de las variables climáticas del momento.

El moho crece en esos lugares que tienen mayor humedad, como en los baños, jardines (cuando llueve), y en el interior del edificio si existen goteras o filtraciones que no han podido ser reparadas.

También puede suceder que se haya roto alguna tubería y exista un bote de agua, generando humedad; y por ende, moho. Este tipo de ambientes podría resultar dañino para la salud de quienes ingresen en él.

Minimizar los riesgos por presencia de moho

Para asegurarse de que en el edificio no quede moho luego de permanecer cerrado por tanto tiempo, debes tener en cuenta lo siguiente:

  • Humedad interior lo más baja posible: en realidad no debería de extenderse por encima del 50%. Esto se logra con la ayuda de un medidor de humedad, que deberá ser manejado por los administradores del edificio. El higrómetro digital, servirá para minimizar la necesidad de acceder al lugar durante el día.
  • Evaluar la presencia de moho: esta se debe hacer después de un apagado prolongado y antes de que regresen los ocupantes. Además hay que revisar la humedad.
  • Limpieza y desinfección del lugar: una vez que se ha comprobado la cantidad de moho presente, hay que pasar al proceso de limpieza. Esta debe ser muy profunda, con el fin de eliminar la suciedad y bacterias. Pasado este procedimiento, se pasará a hacer la desinfección, que es el proceso que terminará por eliminar definitivamente todos los microorganismos que puedan quedar. Asimismo, al limpiar y desinfectar, será necesario el uso de mascarillas y guantes desechables como protección.
  • Evaluación de confirmación: esto será con el fin de poder detectar que no quedó la presencia de moho luego de la limpieza y desinfección.
  • Ventilar el lugar: para que el aire pueda circular en el interior, haciendo que salga al exterior todo el ambiente pesado que estuvo en encierro por tanto tiempo.
  • Al reabrir y ocupar la construcción: hay que realizar una rutina de control que bien podría ser semanal, para que garantice la eficiencia operativa del lugar y la seguridad de quienes lo van a ocupar.
consejos-edificios-cerrados-moho-insumosfirstpro.com

¿Qué hacer ante la presencia de bacteria Legionella pneumophila en los edificios cerrados?

Esta bacteria podría estar presente por el agua que suele estancarse en el sistema de plomería, aumentando el riesgo de su crecimiento y propagación. De hecho hasta podría expandir otras bacterias relacionadas a la biopelícula.

Cuando esto sucede, hay que asegurarse de que el sistema de agua del inmueble, sea completamente segura de usar. Pues, hay que tratar de minimizar los riesgos de que los ocupantes puedan contraer la enfermedad del legionario u otras enfermedades que se asocian al agua estancada.

Algo que resulta importante mencionar es que, el proceso de limpieza que se haga en las tuberías con agua estancada, debe ser hecho por personas que tengan menos riesgos. Por ello, debe consultar con los médicos especialistas, para detectar que sus sistemas inmunológicos no estén debilitados.

Eliminar la presencia de Legionella

Es importante que, para poder realizar el proceso de saneamiento de estas tuberías, se puedan seguir estas recomendaciones:

  • Usar un respirador purificador de aire: que contenga un filtro N95 o, en su lugar, una máscara con filtro N95. Estos son ideales para usar en espacios cerrados, donde se podrían generar aerosoles.
  • Crear un programa integral de gestión de agua: será para todos los dispositivos que usan agua.
  • Mantenimiento adecuado del calentador de agua: hay que asegurarse de que tenga un correcto mantenimiento y que su temperatura esté bien configurada. Puedes averiguar si el fabricante recomienda el drenaje del calentador de agua luego de un largo período en desuso.
  • Enjuagar el sistema de agua: tanto la fría como la caliente, deben enjuagarse en todos sus puntos de uso, es decir, grifos y duchas, entre otros. Es recomendable enjuagar hasta que el agua caliente alcance su temperatura máxima. El agua caliente del grifo, debe alcanzar los 120 ° F o más.
  • Limpiar elementos decorativos que usan agua: un ejemplo de ello son las fuentes. Para limpiarlas adecuadamente, debes seguir las instrucciones del fabricante. Verificar que éstas estén libres de limo o biopelícula.
  • Si hay jacuzzis deben ser seguros: esto es para el caso de los spa. Deben estar libres de baba o biopelícula, antes de poder llenarlos con agua nuevamente.
  • Asegurar el equipo de seguridad contra incendios: los sistemas rociadores contra incendios y duchas de seguridad deben estar limpios, desinfectados y en buen estado.
consejos-para-reapertura-luego-de-cierre-prolongado-revision-tuberias-agua-insumosfirstpro.com

¿Cómo eliminar la presencia de plomo y cobre en el sistema de agua del inmueble desocupado?

Metales como el plomo y el cobre, podrían generarse en el agua potable de los edificios cerrados y sin uso, por la corrosión en las cañerías. Esta reacción química, desgasta el metal de las tuberías y puede ocurrir durante largos períodos de poco uso o ninguno del agua.

Esto conduce a altos niveles de plomo en el agua de la construcción, lo cual resulta perjudicial para la salud. Del mismo modo, el agua estancada que no fluye por las tuberías, genera que la química del agua se haga corrosiva al pasar el tiempo.

Dicho esto, se debe evitar la presencia de altos niveles de plomo y cobre en el agua potable. Para ello, se debe seguir una serie de procedimientos, mediante estrategias que mantengan la calidad del agua del edificio.

El buen mantenimiento del líquido, va a eliminar el agua potencialmente corrosiva y las incrustaciones que hay en las cañerías que contienen plomo.

Medidas adicionales para disminuir metales en el agua potable

Prevenir que el agua se estanque no será suficiente, ni evitará que se libere plomo en ella, así que será mejor extremar las medidas:

Conocer el agua que llega a la edificación

Ponerse en contacto con la compañía que surte de agua, para que puedas recibir una copia del último informe anual de confianza del consumidor. Este informe va a detallar la calidad del agua potable. Indicando si es proveniente de pozo o de un suministro privado.

Analizar el agua en busca de plomo

Si el líquido que llega es suministrado por una empresa, se puede realizar un análisis a pedido. Si no puedes realizarlo, puedes contactar a un laboratorio certificado para ese tipo de pruebas.

Muestra de grifos que son para beber o cocinar

Nos referimos a los bebederos, fregaderos de cocina, sala de descanso y llenados de las teteras de cocina. Se debe evitar al máximo, tomar muestras de agua de los grifos que no se usan para beber o cocinar.

El uso de agua fría

Es mucho más recomendable, cuando está comprobado que existe la presencia de plomo en el sistema de fontanería del hogar, que cuando la temperatura del agua es fría está perfecta para cocinar y beber. Las temperaturas calientes que salen del grifo, pueden contener altos niveles de plomo. El agua en punto de ebullición no elimina el plomo.

Normalmente, si la quiere tomar o ingerir, lo mejor es que llene la jarra donde pondrá el líquido y déjelo reposar unos 2 minutos para que tempere un poco, ya que consumir agua tan fría y directo del grifo puede causar también problemas estomacales, entre otras molestias a tu salud. Entonces, lo mejor es que compre un filtro que los proteja del plomo y así, purificas y tratas tu agua de manera que, puedan consumirla adecuadamente más, si estuvieron por un largo tiempo los edificios cerrados.

Limpieza de los aireadores

Debe hacerse de manera regular, en las rejillas de los grifos o aireadores. Todas las partículas de plomo, los escombros y sedimentos pueden acumularse en esa área, ocasionando su presencia en el agua.

Uso de filtros de forma correcta

Para un buen uso de los filtradores, tendrás que asegurarte primero que estén certificados para la eliminación de este metal. Debes seguir las instrucciones del fabricante para adecuada instalación y mantenimiento.

También es importante reemplazar los cartuchos antes de que caduquen. Otra cosa es que, no debes dejar que el agua caliente circule por los filtros.

consejos-luego-de-cierre-prolongado-en-edificios-insumosfirstpro.com

Conclusiones generales sobre el mantenimiento de edificios cerrados

Los edificios cerrados siempre permanecen húmedos y tienen poca ventilación, esto puede ayudar a desarrollar la aparición de moho en tan solo pocos días. El polvo y la suciedad, también juegan un papel importante al momento de generar enfermedades.

Vigilar el aire y una rutina frecuente de limpieza de todas las superficies de ese espacio, es lo ideal para crear un ambiente propicio. No hay que olvidar limpiar bien el pasa manos, interruptores de luz, manijas de puertas, teléfonos, ordenadores, entre otros.

Es por esta razón que resulta indispensable, organizar de manera correcta y extrema, todos los cuidados y las medidas de higiene. Con ello, se puede asegurar un buen retorno de las actividades y un ambiente saludable y limpio para el retorno de los ocupantes. Sobre todo ahora que el virus sigue latente y amenazante.

Abrir chat